Proyecto Niños de la Calle

 

Este proyecto, dirigió su labor a mejorar las condiciones de vida de los jóvenes y adolescentes en situación de riesgo mediante servicios médicos, psicológicos y educativos en salud sexual y salud reproductiva, con énfasis en la prevención del embarazo no deseado, el fortalecimiento de su autoestima y la prevención de infecciones de transmisión sexual, VIH/SIDA.

Los niños, niñas y adolescentes quienes vivieron en las calles de Lima, tuvieron acceso a servicios médicos y consejerías sobre formación personal, sexualidad, violencia y salud. Asimismo, se facilitó su acceso a las campañas de salud, las cuales permitieron sensibilizar a esta población.

Ellas y ellos, recibieron  entrenamiento en hábitos de higiene, además de medicamentos y alimentos. Participaron en charlas sobre nutrición, riesgos y drogas, ya que se detectaron casos de desnutrición, ITS, drogadicción, entre otros.

La estrategia se abordó de una manera novedosa, pues, se contó con la Casa del Día, lugar brindando por la institución CEDRO gracias a un convenio firmado con INPPARES. Este espacio sirvió como lugar alternativo para que los y las jóvenes realizaran diversas actividades orientadas a su desarrollo integral, su aseo personal, lavado de ropa, consejerías, talleres, etc, brindándoles también, lugar y momento para la reflexión.

Se enfatizó la labor en la reincorporación de niños y adolescentes viviendo en las calles; a sus hogares o a albergues especializados. Se logró la inclusión de 184 niños y adolescentes, de los cuales 59 fueron becados para estudiar carreras cortas, brindándoles con ello, una herramienta importante para la generación de propios ingresos.

Con la finalidad de prevenir, sensibilizar e incrementar los conocimientos de jóvenes y padres de familia que viven en zonas de difícil situación socioeconómica, se organizaron talleres y consejerías en coordinación con los colegios y organizaciones de base de los diferentes lugares, en los que se trataron diversos temas como: salud sexual, salud reproductiva, autoestima, drogas, etc.

Un logro significativo de esta experiencia es que se contó con más de 25 voluntarios, quienes fueron jóvenes reinsertados del mismo proyecto, los cuales brindaron todo el apoyo necesario para lograr los objetivos y las actividades a favor de los niño, niñas, jóvenes y adolescentes que se encontraban en su misma situación.

En la población reinsertada, se pudo observar diversos cambios de conductas como:

  • Dejaron de vivir en las calles.
  • Dejaron de consumir drogas.
  • Se preocupan por su aseo y apariencia personal.
  • Menor nivel de agresividad.
  • Incrementaron su tolerancia a la frustración.
  • Ya no se dedican al robo.
  • Dejaron de prostituirse.
  • Socializan adecuadamente con otro grupo de pares.
  • Conocen y  usan sus derechos sexuales y reproductivos.
  • Se capacitan laboralmente (carreras técnicas, cosmetología, otros)
 
  • Agencia Donante: Tierra de Hombres - Holanda
  • Año: 1999 - 2007